Proyecto europeo analiza sostenibilidad de la acuicultura

Lunes, 26 Agosto, 2013

La Unión Europea (UE), el mayor importador regional de productos del mar de todo el mundo, financia con EUR 5,8 millones una iniciativa para promover la acuícola sostenible con la ayuda de investigadores europeos y asiáticos.

El proyecto, llamado SEAT por sus siglas en inglés (Comercio Sostenible en Acuicultura Ética), fue puesto en marcha en respuesta al fuerte aumento del consumo de productos del mar registrado en todo el mundo en los últimos diez años, impulsado por el crecimiento de la población, un cambio en los hábitos alimenticios de la gente y salarios más altos.

En la iniciativa participan científicos de Asia y Europa, así como también varias pequeñas empresas de Tailandia, China, Vietnam y Bangladesh.

Los investigadores han analizado a fondo los cuatro principales productos del mar que son los más populares hoy en día en los restaurantes y comercios europeos: panga (bagre), langostino, camarón y tilapia. La evaluación de SEAT es la primera de este tipo en analizar los datos con tal detalle y cobertura.

En primer lugar, analizaron toda la situación de las cadenas de valor de cada especie en los países donde se cultiva, para establecer la historia de su producción y procesamiento en cada lugar estudiado. También tomaron en cuenta las opiniones locales sobre los límites para aumentar la producción.

Con la información recopilada, los científicos evaluaron el ciclo de vida de cada producto, desde la producción de piensos hasta la eliminación de residuos de alimentos por parte del consumidor. Un análisis detallado permitió detectar las áreas que son especialmente problemáticas.

Los datos analíticos obtenidos sirvieron de base a estadísticas que muestran con claridad por qué algunas prácticas son más sostenibles que otras.

En el marco del proyecto, se desarrolló un sistema en el que, mediante la combinación de modelos de "contaminación" a gran escala con interacciones predecibles dentro de granjas individuales, se puede predecir con precisión los impactos ambientales potenciales antes de que ocurran.

El SEAT adapta cada modelo de acuerdo a cada una de las especies y el país donde se producen. Introduciendo datos específicos, los científicos podrán estimar el potencial de los niveles de eutrofización y nutrientes.

El proyecto también aborda el impacto ético y social de la producción acuícola en Vietnam, China, Tailandia y Bangladesh, donde la acuicultura se ha convertido en una importante fuente de empleo para la población local.

Se espera que SEAT finalice en noviembre de este año.