México: En Sonora, impulsan nueva tecnología acuícola

Viernes, 1 Junio, 2012

A fin de disminuir los riesgos en la aparición del Síndrome de la Mancha Blanca, el sector acuícola sonorense arrancó un programa de capacitación y seguimiento de buenas prácticas y bioseguridad en el uso de unidades de cría larvaria de camarón o maternidades.

Mediante este método, utilizado desde hace dos ciclos acuícolas en algunos parques acuícolas de la Entidad, se pretende que la larva de camarón que se baje de las tinas a los estanques de las granjas esté libre de enfermedades y poder iniciar un cultivo exitoso.

Para ello, el Comité de Sanidad Acuícola del Estado de Sonora (COSAES), ha iniciado una serie de capacitaciones al personal técnico de las granjas con la finalidad de que conozcan e implementen a la brevedad las maternidades.

‘La idea es minimizar riesgos de presencia del virus y a su vez optimizar el uso de infraestructura biotecnológica en las unidades de producción de camarón', señaló Reyes Eugenio Molina Moreno.

El presidente del COSAES, dijo que el proceso para impulsar esta tecnología en la Entidad consta de tres etapas; la primera de ellas se basa en una prospección de campo de 12 maternidades, para tener un intercambio de opiniones sobre el manejo y operación de las maternidades, y buscar áreas de oportunidad para mejora.

En la segunda etapa se pretende la capacitación teórica y práctica para operarios de todas las maternidades que van a trabajar este ciclo 2012, donde se tienen identificadas 36 que operaron el año pasado y seis en construcción.

Mientras que la tercera etapa del programa de capacitación, considera el seguimiento en la operación de las maternidades de camarón por el personal técnico especializado en el manejo de cría larvaria, donde se realizará la aplicación de un programa auditable de buenas prácticas y bioseguridad para el ciclo de producción.

Mejorar sanidad en crustáceo

Tras haberse incrementado este año el numero de productores que recurrieron al uso de la maternidad en el crustáceo en sus unidades de producción, los camaronicultores esperan tener menores índices de enfermedades, principalmente la Mancha blanca.

De acuerdo con el Comité de Sanidad Acuícola de Sonora (COSAES) este año se recibieron alrededor de 41 solicitudes para maternidades de camarón las cuales operaron de manera óptima antes del inicio de las siembras del presente ciclo.

Por lo anterior, se busca superar el número de larvas bajo este sistema en comparación con el año pasado cuando se sembraron más de mil 860 millones, mismas que se mantuvieron en las instalaciones de 15 a 30 días, según la talla de siembra requerida para cada proyecto.

Los beneficios

Con la maternidad de camarón se asegura que la larva que se baje de las tinas a los estanques de las granjas esté libre de enfermedades y poder iniciar un cultivo exitoso, así como reducir los factores de riesgo sanitario.

En Sonora, para el 2011 se tenían contabilizadas 583 tinas de diversas capacidades en donde se sembraron mil 860 millones de postlarvas, con una densidad promedio de 12.1 organismos por litro.

Miguel Ángel Castro Cossío, dirigente de la Asociación de Organismos Acuícolas del Estado, señaló que el uso de maternidades y el impulso de la biotecnología en la acuacultura, se perfilan como las principales alternativas de combate contra el síndrome de la Mancha Blanca.

Por ello, llamó a los productores que hayan hecho uso de esta modalidad, a programar con tiempo el segundo muestreo para que tengan los resultados antes de hacer las transferencias a los estanques.

Recordó que las maternidades se hacen con el fin de aprovechar el tiempo de vacio sanitario, así como retrasar las siembras para tener mejores condiciones de temperatura en los estanques y evitar que los organismos se estresen y se predispongan a patógenos.

El proceso

Como primer paso del protocolo de operación de las maternidades en los cultivos de camarón, estas unidades de cría larvaria son llenadas con agua de subsuelo o con agua marina sin que esto rompa o interrumpa el vacío sanitario dentro de la unidad de operación, es decir, no se deben llenar canales reservorios o estanques para llenar una maternidad.

Las maternidades que operen durante el periodo de vacio sanitario deben quedar cubiertas a "cielo cerrado", al menos mediante la utilización de malla plástica ó antiáfida fabricada con monofilamentos de polietileno de alta densidad, que funja como barrera física para vectores de agentes etiológicos.

Además es indispensable que todas las instalaciones (tanques, tuberías, equipos y utensilios) son lavadas y desinfectados previo a su utilización.

Además, se debe contar con al menos un sistema de tratamiento para el ingreso de agua que incluya filtración y desinfección. Así mismo, con un área asignada para el manejo de desechos y basura que se genere en el proceso, para su correcto tratamiento.