La ULPGC trabaja en un software para reducir el impacto de la acuicultura

Viernes, 1 Junio, 2012

Investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) trabajan en el diseño de un programa que permita evaluar el impacto medioambiental de las explotaciones acuícolas y minimizar sus efectos y posibles conflictos con otros usos marinos.

El software estará disponible durante 2013 para que las empresas y centros de gestión relacionados con esta actividad en el Archipiélago puedan aplicarlo, según explicó ayer Fernando Tuya, investigador de la Universidad grancanaria y coordinador en el centro superior del proyecto Macaromod, que une a científicos de Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde con el propósito de desarrollar una herramienta predictora que ayude a garantizar la sostenibilidad de las actividades acuícolas.

Del desarrollo del proyecto y otras acciones y propuestas trata el ciclo de conferencias Sostenibilidad y gestión ambiental de la acuicultura marina que desde ayer y hasta hoy tiene lugar en la Facultad de Economía, Empresa y Turismo de la ULPGC.

"Se trata de construir un modelo que nos permita modelizar la dispersión de materia orgánica en torno a jaulas de cultivo de engorde", según Tuya.

De forma que los gestores de esta actividad pesquera dispondrán de esa herramienta, que se implementará como software, para que puedan prever esa dispersión de residuos y reducir los efectos en el mar.

Los científicos, en el caso de la Universidad grancanaria del Centro de Biodiversidad y Gestión Ambiental (Bioges) y del departamento de Biología, llevan más de dos años trabajando en el proyecto, dedicado al que quizá es uno de los problemas ambientales más importantes de la producción acuícola. "La dispersión de residuos de materia orgánica, generados por los restos del pienso con los que se alimentan los peces de los cultivos y sus defecaciones, puede originar y producir impactos", explica el investigador de la ULPGC.

El programa, en una fase de desarrollo en torno al 70 por ciento, permitirá en función de las condiciones de cultivo y las hidrodinámicas "modelizar cuál va a ser el nivel de afección de esa materia particulada" en una explotación acuícola determinada, según Tuya.

Modelos similares se aplican ya en determinadas zonas del mundo aunque ninguno de los actuales es posible adoptarlos en Canarias. "Lo importante es desarrollar un sistema que se adapte a las condiciones de cultivo, hidrodinámicas y climáticas propias de las Islas. Tenemos que validarlo y adecuarlo a las características específicas del Archipiélago".