La batea depuradora logra limpiar marisco contaminado en cinco días

Jueves, 5 Enero, 2012

Las bateas de depuración de marisco procedente de zonas C promovidas por la Consellería del Mar funcionan y en un período de cinco días dejan el bivalvo apto para el consumo. Los datos han podido acreditarse una vez finalizada la fase de pruebas de la primera batea instalada en la ría de Pontevedra, y, en principio, pueden aplicarse a la instalada en Ferrol y a otras instalaciones futuras.

La consellería ha confirmado que los controles de descontaminación y mortandad, realizados por técnicos del Instituto Tecnológico del Mar de Galicia (Intecmar) y por el Centro Tecnológico del Mar (Cetmar) durante la fase de pruebas, se dan por concluidos.

Fuentes del departamento autonómico han confirmado, además, que, finalizado el período de estudio, se puede concluir que en cinco días el marisco depurado ofrece las garantías de que está libre de toxicidad, de forma que puede retirarse de la batea depuradora y trasladarse a su punto de origen.

Una vez constatada la eficacia del sistema, Mar anuncia que la batea depuradora de 400 metros ubicada en Aldán empezará a funcionar de forma regular el próximo lunes 9 de enero.
Recuperación de las zonas C

La instalación de Aldán será la primera en entrar en funcionamiento de las dos promovidas por la Xunta en Pontevedra y A Coruña para la depuración intensiva de bivalvos procedentes de las zonas C.

La segunda batea depuradora se instaló el domingo 11 de diciembre en la parte externa de la ría de Ferrol (entre cabo Prioriño Chico y Punta Coitelada) y todavía no hay fecha para su puesta en funcionamiento.

En estas dos depuradoras se eliminará la toxicidad de los bivalvos procedentes de las zonas de marisqueo calificadas como C por la normativa gallega y europea, que son aquellas que presentan mayor índice de contaminación por coliformes.

La normativa comunitaria impide comercializar en fresco el marisco extraído de estas zonas. Con la puesta en funcionamiento de este sistema se da un respiro a los mariscadores de las zonas afectadas, pues todo el bivalvo extraído podrá venderse tras pasar por la fase de depuración.
El primero, procedente de Pontevedra

El próximo lunes 9 de enero llegará a la batea de Aldán marisco procedente del banco de Os Praceres (Pontevedra), pero la instalación está abierta para el uso de todas las cofradías de las Rías Baixas previa solicitud de autorización de la Xunta, administración titular de la misma.

La previsión es que el marisco de Os Praceres se traslade a la depuradora una vez al mes, pero esta periodicidad podría variar en función de los días de marisqueo fijados. Los cálculos de Mar señalan que podrá alcanzar una producción anual de 450 toneladas.

Al respecto, el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Aldán, Juan Manuel Gregorio, calcula que la batea tendrá capacidad para depurar todo el marisco que le llegue de las zonas C de Pontevedra, pues cada zona podrá enviar unas dos toneladas en cada remesa y como mucho enviarán cada 15 días, así que podrán coincidir en un día, como mucho, unas cinco toneladas.
Muestreos cada dos días

El banco de Os Praceres será el primero, pero también fue el que sirvió como 'cobaya' para la fase de pruebas del sistema. Para probar si la batea funcionaba y calcular cuánto tiempo era necesario para su depuración, Mar realizó un período de pruebas con 75 kilos de marisco de este banco y de Foz-Miñor (en la ensenada de Baiona)

El marisco se instaló el lunes 12 de diciembre y el jueves 15 se realizó el primer muestreo. Ya reveló una disminución importante de la toxicidad en tan sólo 48 horas, pero siguieron haciéndose análisis con intervalos de dos días. La conclusión de la Xunta es que en cinco días ya hay total seguridad de que el marisco está libre de coliformes.
Limpieza natural

El proceso de depuración utilizado es, en realidad, una limpieza natural, al trasladar bivalvos de zonas contaminados a una limpia. Las aguas de la Cofradía de Aldán son las únicas de la provincia de Pontevedra que cumplían los requisitos para la instalación de la batea, pues debe estar a 200 metros de la zona de producción, esto es, de otras bateas.

Según explicó el patrón mayor, la Cofradía de Aldán obtendrá una pequeña contraprestación por ceder la zona de instalación y siete mariscadoras de la zona trabajarán en tierra en la descarga del marisco depurado. Seleccionarán el molusco bivalvo vivo y muerto y lo retornarán a sus bancos de origen.