Estudian las divergencias adaptativas en las poblaciones de la platija americana del Gran Banco y de Flemish Cap

Viernes, 20 Abril, 2012

Una investigadora del Instituto Español de Oceanografía (I E O) ha mostrado en su tesis doctoral como las características del hábitat, unido a la acción de la presión pesquera, han generado las divergencias adaptativas de la platija americana (Hippoglossoides platessoides) del Gran Banco y de Flemish Cap, que se han traducido en modificaciones en las características biológicas y ecológicas que mejor se adaptan a cada medio.

Concepción González, investigadora del Centro Oceanográfico de Vigo del Instituto Español de Oceanografía (IEO), defendió el pasado 5 de marzo en la Universidad de Vigo su tesis doctoral.

El trabajo analiza los cambios habidos en la última década en las características biológicas y ecológicas de las poblaciones de platija americana distribuidas en los Grandes Bancos de Terranova y en el banco de Flemish Cap (en el noroeste Atlántico), tras haber estado sometidas ambas a una intensa explotación pesquera desde los años sesenta.

El objetivo del trabajo era comprobar si la presión pesquera en estas áreas había provocado o acelerado los cambios en la ecología y parámetros biológicos de ambas poblaciones.

El periodo abarcado en el estudio fue de 1992 al 2010, y se confirmaron las diferencias en los parámetros biológicos y pauta ecológica de estas poblaciones, a la vez que no mostraron grandes cambios respecto a periodos anteriores.

Por lo tanto, los drásticos cambios sufridos en su biomasa y abundancia, no provocaron los efectos inicialmente planteados. Ambas poblaciones se han adaptado a la obtención del máximo de energía en su medio, así como a un reparto más adecuado para obtener el mejor balance entre su tasa de crecimiento, la edad de primera maduración y la tasa de mortalidad natural en sus respectivos entornos.

Los cambios ontogénicos en la dieta de la platija americana del Gran Banco constituyen el fundamento de las modificaciones en su ciclo vital. Esos cambios en la alimentación en un momento dado suponen un mayor contenido energético en la dieta, lo que posibilita el incremento de su tasa de crecimiento, que hasta ese momento era inferior a la desarrollada por la población de Flemish Cap. En cambio, en esta área, la platija dispone de una dieta más rica en los primeros años de su ciclo vital que le permite inicialmente una tasa de crecimiento superior, pero no sería tan favorable posteriormente en la etapa adulta.