El BEA inicia la custodia de cepas ajenas

Lunes, 23 Abril, 2012

El Banco Español de Algas (BEA) ha iniciado una nueva actividad, la salvaguarda de muestras desarrolladas por científicos ajenos, al asumir la custodia de 240 cepas de algas y cianobacterias usadas para buscar remedio a infecciones por investigadores del grupo empresarial Valoralia.

El almacenamiento en dicho banco de esas cepas evitará que se pierda el trabajo de Valoralia, un grupo de empresas orientadas a la investigación en materia de I+D, el medio ambiente, la biología y las energías renovables cuya división de biotecnología ha tenido que parar parte de su actividad a causa de la situación económica actual, según anuncian sus responsables en un comunicado.

El gerente del BEA, Bruno Berheide, destaca que la decisión de ese grupo empresarial de transferirles los resultados de sus estudios "abre una nueva línea de trabajo y gestión que quizás se no había valorado suficientemente con anterioridad, la de que el Banco se convierta en salvaguarda nacional e internacional de activos científicos".

Puesto que el BEA, en cuya sede de Gran Canaria se almacenaban ya más de 700 cepas que pueden comprar las empresas interesadas en sus posibles aplicaciones, podría convertirse en "instrumento para evitar que se pierda el trabajo de institutos científicos o empresas acuciados por una situación económica difícil", explica.

Berheide destaca que la transferencia de las referidas 240 cepas supone también su incorporación al catálogo propio, por lo que, en tanto que no vuelvan a ser reclamadas para retomar sus estudios por Valoralia, "estarán también a disposición de cuantos deseen utilizarlas para proseguir con ese u otro tipo de investigaciones".

Desde el Banco de Algas se precisa que las cedidas son cepas "extremófilas", es decir, que tienen su origen en ambientes extremos, especialmente cálidos o fríos, y que han estado siendo utilizadas para el estudio y desarrollo de productos "antiinfecciosos".