Brasil: Comunidad desarrolla extractivismo sustentable y ecológico de algas

Viernes, 7 Diciembre, 2007

Según Jörgdieter Anhalt, director del IDER, el trabajo con algas marinas, a pesar de no ser nuevo en la comunidad, traía una serie de problemas. "Hace décadas las mujeres de la región buscaban las algas en la playa en el banco natural y las revendían. El trabajo de deshidratación se realizaba en la propia arena de la playa y la práctica era predatoria, pues, al retirarse algas del banco natural, toda la cadena alimenticia marina quedaba perjudicada".

En 2006, el IDER instaló con el apoyo de la comunidad el Centro de Procesamiento de Algas en la playa de Flecheiras. En el lugar, la APAFG hace todo el procesamiento de las algas marinas en forma más organizada.

Con el cultivo marino, la comunidad ahora trabaja específicamente con la especie Gracilarea birdae, que tiene mejor desempeño económico y puede ser cultivada respetando la biodiversidad local. Actualmente, el precio del kilo de algas llega a superar los R$ 5. Además, la comunidad aprovecha el material para hacer artesanías o productos como cosméticos y alimentos, lo que incrementa todavía más la economía local. Las algas tienen en su composición un gel llamado agar, indispensable en la fabricación de medicamentos, champús, jabones, jaleas, pastillas y otros productos.

Una de las pruebas del éxito del proyecto es el Festival de Algas, realizado por el Sebrae (Servicio de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas) desde 2004. El objetivo del evento es divulgar la producción sustentable de algas marinas y la gran diversidad de productos que pueden ser realizados a partir de la algicultura. Otro factor de reconocimiento para el SOS Algas fue haber quedado entre los doce finalistas del World Challenge 2007, promovido por la Shell, el canal británico BBC y la revista Newsweek.

Ahora, la expectativa del director de la IDER es que instituciones transformen este reconocimiento en apoyo efectivo para perfeccionar todavía más esta iniciativa. La APAFG espera, en el futuro, aumentar el Centro de Procesamiento de Algas para involucrar a más familias y replicar el proyecto en otras comunidades para la formación de una cadena productiva. Con esto, la comunidad y las entidades involucradas esperan fortalecer y alcanzar reconocimiento para el potencial de producción de algas, sobre todo con la valorización de su papel socioambiental.